Beneficios del jengibre en infusión

Créenos si te decimos que el jengibre tiene infinidad de propiedades que favorecen a tu cuerpo. Si eres de paladar sensible será mejor que no te tomes el jengibre a palo seco, porque su sabor intenso y picante podría no ser de tu agrado. Pero, tenemos la solución para que puedas aprovechar los beneficios del jengibre en infusión.  

Poco a poco el jengibre se ha ido haciendo paso en nuestra cocina mediterránea. Lo conocemos porque es un ingrediente básico de la cocina asiática que da a sus platos un sabor peculiar.

Remedio antiinflamatorio

La primera propiedad del jengibre en infusión es que te ayuda a reducir la inflamación. Es un estupendo antiinflamatorio que alivia dolores musculares y articulares.

Alivia la acidez

Para combatir el reflujo ácido o la pesadez de estómago de una manera natural te aconsejamos que tomes jengibre en infusión media hora antes o después de las comidas, notarás la diferencia y mantendrás a ralla la acidez estomacal que algunas comidas copiosas producen.

Alivia las nauseas

El jengibre es un remedio natural para calmar las náuseas gracias a dos componentes presentes en su raíz: gingeroles y shogaoles. Di adiós al estómago revuelto y a las ganas de vomitar con una infusión de jengibre.

Ayuda a perder peso

El jengibre aumenta la termogénesis que es un proceso en el que se quema grasas para producir calor. Lo que significa que tomarte un té de jengibre acelera el metabolismo y en consecuencia pierdes peso. Además, genera sensación de saciedad.

¿Cómo preparar el jengibre en infusión?

La infusión de jengibre es muy fácil de elaborar. Tan solo necesitas agua y un trozo de raíz de jengibre pelada. Añádelo al agua hirviendo y deja que repose 5 minutos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta