Beach. Mallorca. Health. Summer. Samsara.

¿Cómo puede ayudarme el pilates/yoga?

¿Cómo puede ayudarme el pilates o el yoga a mantener un buen estado físico? Beneficios de estas disciplinas de entrenamiento

 

Aunque son dos disciplinas muy diferentes, la práctica del yoga y la del pilates comparten muchos beneficios. Y es que en realidad ambas son actividades cardiovasculares suaves que ponen a punto el corazón y oxigenan los órganos. ¿Quiere eso decir que son una ayuda para que nuestro cuerpo funcione como un reloj? Más o menos esa es su función. Claro que hay niveles y formas de practicar ambas disciplinas, pero los beneficios se obtienen también en la práctica de quienes comienzan con cualquiera de los dos ejercicios. Y ahí viene otra de sus ventajas: son adecuados para todas las edades y condiciones físicas. Pero además de todo lo dicho, los profesionales de la salud los tienen entre sus prácticas favoritas por estas razones:

 

Se aprende a respirar bien. En un día llegamos a respirar unas 30.000 veces. Y sin embargo, tanta práctica no asegura que lo hagamos bien. Es más, la mayoría de nosotras no respira de la forma adecuada aunque no seamos conscientes de ello. Para hacerlo correctamente deberíamos saber que la inspiración comienza en la parte alta del pecho y termina en la parte baja de los pulmones. Es entonces cuando se mueve el diafragma al hincharse de aire y también se abulta el estómago. Después vendría la espiración, con el recorrido contrario. Es parte de lo que enseña tanto el yoga como el pilates, donde se procura que aproveches al máximo tus pulmones para aportar más oxígeno al cuerpo. Y por eso ambas disciplinas proporcionan también los beneficios que se obtienen de respirar bien: combaten el estrés, ayudan a la relajación y hacen que te sientas mejor.

 

Ganas flexibilidad. Como te contamos en el artículo ‘Deportes para todas las edades‘, la flexibilidad se va perdiendo con los años, a no ser que hagamos algo por mantenerla. Tanto si practicas yoga como si practicas pilates, recuperar tu flexibilidad e incluso mejorarla será bastante sencillo porque en ambas se trabaja precisamente la flexibilidad, además de la tonificación.

 

Mejoras la postura corporal. ¿Sabías que si corrigiéramos nuestras posturas corporales de forma natural tendríamos menos dolores musculares y articulares? Precisamente una de las maneras de conseguirlo es a través de yoga o pilates, que refuerzan los músculos que soportan nuestro peso para que podamos corregir la postura sin esfuerzo. Por eso enseguida se notan sus efectos: incluso comenzarás a caminar de otra manera, más erguida.

 

Adiós al estrés. Si aprendiendo a respirar nos deshacemos de una parte importante del estrés diario, la concentración que logras con la práctica de estas disciplinas termina de combatir ese enemigo diario con el que lidiamos más de lo que nos gustaría. Ambas se consideran una ayuda perfecta  para relajar cuerpo y mente y desconectar absolutamente de todo. Entre otras razones, porque acabas conociendo y controlando mejor tu cuerpo, algo clave para sentirte bien y deshacerte de lo que no te aporta beneficios.

 

Nuevo llamado a la acción

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *