Routine. Healthy life. Holidays. Samsara.

Cómo recuperar la vida sana después de las vacaciones

¿Vuelves de las vacaciones y te has dado cuenta de que las comidas fuera de casa con los amigos, las copas y los snacks entre horas se te han ido de las manos? Es normal que en vacaciones queramos librarnos también de esas rutinas y comamos, por tanto, alimentos más calóricos. Sin embargo, con el regreso toca enfrontarse a la realidad, afrontar nuestros excesos, volver a la rutina y recuperar nuestra vida sana. ¿Estás preparada?

Las dietas milagro no son una solución. Si hemos cogido unos quilos de más no debemos pretender perder peso en tiempo récord, sino hacerlo bien, de una forma gradual y estable, ya que solo así logramos mantenerlo en el tiempo. Si alguien cree que estas dietas nos van a ayudar, se equivoca porque puede acabar sufriendo el conocido y temido “efecto rebote”.

 

Nuevo llamado a la acción

Lo importante es retomar nuestras rutinas y adquirir unos hábitos saludables. Por tanto, lo más aconsejable es intentar siempre volver a la rutina lo más rápido posible, comiendo en menor cantidad y haciendo las cinco comidas diarias, de esta manera estaremos más saciadas y no tendremos esa sensación de apetito constante que nos hace caer en el picoteo.

Las cinco comidas diarias son muy importantes, ya que activamos nuestro metabolismo y no creamos al cuerpo esa sensación de que le falta algún alimento. Así el cuerpo siempre trabaja para quemar mucha energía. En cambio, si no le damos de comer baja el gasto energético y hace que no perdamos peso.

Para esos momentos de picoteo que hemos mencionado antes, se recomienda tomar; yogures desnatados, fruta o los pepinillos en vinagre, que son muy poco calóricos. Mientras haga calor, nuestra recomendación para esos momentos de picoteo son los “polos caseros”. Podéis hacerlos con yogur, leche y fruta.

Por otra parte, los alimentos que debemos incluir en nuestras comidas son:

  1. Más fruta: 2 ó 3 raciones imprescindibles, ya que nos van a saciar y nos van a aportar pocas calorías y pocas grasas.
  2. Pescado blanco, que es muy digestivo y aporta pocas grasas.
  3. Carnes blancas; pollo, pavo o conejo.

Y, si estás aburrido de tomar siempre las mismas ensaladas, puedes añadir un par de ingredientes extra algo más calóricos como aguacate, frutos secos o semillas. Eso sí, por supuesto, evita los ingredientes calóricos como queso (a excepción de que sea fresco), bacón, salsas, picatostes, etc.

Asimismo, no olvides tomar suficiente líquido, sobre todo agua. Nos ayudará a depurar nuestro cuerpo, recomendable 1’5L/2L al día.

[Consejo Extra] Aléjate del sedentarismo. Incluye en tu rutina diaria paseos caminando y escaleras, practica algún tipo de ejercicio,…

Pensar que perder peso es pasar hambre, sufrir y renunciar a comer un plato de pasta, una porción de pan o un plátano, es un error que cometen la mayoría de las personas. La dieta tiene que ser equilibrada y variada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *