Consejos para una vida saludable

Consejos para una vida saludable

Cuidarse no es solo cuestión de ir al gimnasio, dicen los especialistas. Aunque el ejercicio es importante, lo que nos porporciona salud son unas rutinas saludables con las que sentirnos estupendas, además de vernos bien. ¿Cuáles son esas rutinas que el colectivo médico recomienda si queremos mejorar nuestra salud? La respuesta está en un conjunto de hábitos relacionados con la alimentación, el ejercicio y algunas estrategias para desconectar que te aportarán muchos más beneficios de los que crees.

Dieta Saludable

 

  • Vigila tu peso. Uno de los mayores enemigos de nuestra salud es el exceso de peso. Según la OMS, la obesidad se ha triplicado en las últimas décadas, y eso está afectándonos. Este organismo recuerda que un Índice de Masa Corporal (IMC) elevado es un factor de riesgo considerable para las enfermedades cardiovasculares, la diabetes e incluso algunos tipos de cáncer. Por eso es importante que nuestro IMC se encuentre por debajo de 25, y para calcularlo debemos dividir nuestro peso en kilogramos entre el cuadrado de nuestra estatura en metros. En la web puedes encontrar calculadoras que facilitan la operación.
  • Toma una pieza de fruta para desayunar. El famoso refrán que dice “An apple a day keeps the doctor away” esconde una gran verdad, y es que necesitamos la fruta en nuestra alimentación diaria para contar con el aporte de fibra, agua, vitaminas y minerales adecuado. En concreto, la recomendación de los nutricionistas es de tres piezas de fruta fresca al día. Es una de las razones de que los smoothies se hayan puesto tan de moda, ya que cubren las necesidades diarias con un solo batido.
  • Dedica media hora al día a caminar o hacer otro ejercicio suave. No es necesario que te machaques en un gimnasio pero sí que combatas el sedentarismo con algo de ejercicio. Lo importante es que te guste, así que está en tu mano la elección: caminar, correr, montar en bicicleta, jugar al golf, al paddle… Es una forma saludable de luchar contra el colesterol, la hipertensión, diabetes, enfermedades cerebrovasculares, cardiopatías y algunos tipos de cáncer. Se calcula que quienes no hacen suficiente ejercicio físico presentan un riesgo de mortalidad entre un 20% y un 30% superior al de aquellas que son lo suficientemente activas.
  • Vigila la grasa acumulada en el abdomen. No toda la grasa debe preocuparnos por igual. La más peligrosa para el corazón es la que se acumula en el abdomen, advierte un estudio publicado recientemente en Journal of the American Heart Association. Es la razón de que debamos medir nuestro perímetro al nivel del ombligo. En la mujer debe estar por debajo de 88 cm, mientras que en los hombres el bajo nivel de riesgo se sitúa en un máximo de 102 cm.
  • Reduce el consumo de sal y azúcar. Otro hábito muy saludable es bajar el consumo de sal y azúcar. Sumadas todas las pequeñas dosis de glucosa que consumimos al cabo del día, lo habitual es que  el resultado sea una cantidad muy superior a los 25 gramos (unos tres sobrecitos de azúcar) que la OMS recomienda tomar diariamente. Ocurre lo mismo con la sal: el consumo de sal que recomiendan las guías europeas actualmente se encuentra entre 5 y 6 gramos de sal diarios, lo que supone una cucharadita de sal para todo el día. Sin embargo, solemos superar con creces esa medida, lo que afecta negativamente a nuestra salud elevando la presión arterial y reteniendo líquidos.
  • Más pescado. Si tuviéramos que elegir entre carnes rojas y pescados, la balanza debería inclinarse por los segundos. Es lo que ha advertido la OMS, que recomienda en torno a tres o cuatro raciones a la semana. Entre otras razones porque los altos niveles de consumo de carne roja y procesada están asociados con un mayor riesgo de cáncer colorrectal, mientras que altos niveles de consumo de pescado están asociados con una disminución del riesgo.
  • Estiramientos. Para encontrarnos bien no solo debemos comer de forma saludable y ejercitar un poco el cuerpo sino que también debemos aprender a relajar nuestros músculos para incrementar la sensación de bienestar. Son ejercicios que además sirven para liberar la mente.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *