El té Matcha, sus propiedades y beneficios

Hoy hablamos sobre el té Matcha, bebida que quizás conozcas pero de la que seguro no conoces todas sus cualidades.

Origen

El té Matcha es un té verde de origen chino, aunque muchas personas lo conocen por su relación con la cultura japonesa. Empezó a beberse en China entre los siglos XVIII y XII y durante ese período hubo una gran ola de inmigrantes japonenses que viajaban a China a aprender nuevas formas de budismo. Desde hace mucho tiempo, los monjes budistas descubrieron que el té ayudaba a mantener la mente alerta a la vez que favorecía a la relajación del cuerpo, condiciones ideales para meditar. Es por esto que muchos japoneses viajaron a China a estudiar budismo Zen y se llevaron de vuelta a Japón la costumbre de tomar té Matcha. Costumbre que posteriormente se convertiría en un elemento importante de la ceremonia japonesa del té, llamada Chanoyu.

Propiedades y beneficios

Las hojas del té tienen compuestos químicos cuyas propiedades pueden actuar de forma beneficiosa sobre nuestro cuerpo y mente.

Así como todos los tés verdes, el Matcha es un gran antioxidante que genera beneficios importantes en nuestra salud. Los beneficios del té Matcha son mucho mayores que los de los demás tipos de tés. Esto se debe a que sus hojas se presentan en forma de polvo, por lo que para beberlo es necesario mezclarlo con agua y de esta manera ingerimos la totalidad de sus componentes. En cambio, cuando bebemos un té en hebras, incorporamos en nuestro organismo únicamente los compuestos solubles que pasan a la infusión.

En los últimos años, ha habido numerosos estudios de laboratorio, pruebas en hospitales y universidades que han comprobado los beneficios del té Matcha. Algunos de ellos son:

  • Fortalece el sistema inmunitario y ayuda a reducir el estrés.
  • Estimula la mente y relaja el cuerpo.
  • Ayuda a prevenir el cáncer, infecciones y las caries.
  • Ayuda a mantener sanas las arterias y a controlar la hipertensión.
  • Ayuda a bajar los niveles de azúcar en sangre.
  • Ayuda a controlar la diabetes y a prevenir la fibrosis hepática.
  • Ayuda a mejorar el aspecto de la piel y de las uñas.
  • Ayuda a quemar las grasas y bajar de peso.

Forma de preparación

El té Matcha se puede preparar de dos formas: estilo tradicional y estilo moderno.

La forma tradicional de preparación del Matcha es la que se hace en la ceremonia japonesa del té. Consiste en espolvorear el Matcha en un bol llamado chawan al que le agregamos agua caliente y lo emulsionamos con un batidor de bamboo llamado chasen. Hay que batirlo hasta que la mezcla adquiera una consistencia homogénea y se forme una capa de espuma en su superficie. Por último, se le añade el tipo de leche que más te guste; aunque las más adecuadas son de avena o de almendra.

El estilo más moderno de hacer el Matcha es simplemente mezclarlo enérgicamente con el agua y, posteriormente, con la leche; mezclando todo directamente.

Te aconsejamos que no añadas azúcar, ya que la leche de avena o almendra le da el toque dulce necesario.

Como puedes ver, prepararte un té Matcha es sencillo y rápido y, además, lo podrás encontrar en cualquier herbolario o supermercado.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *