Sleep. Weight loss. Holidays. Relax.

Sueño y pérdida de peso, ¿existe relación?

En ocasiones las cosas son lo contrario de lo que parecen. Ocurre con la relación entre el sueño y el consumo de energía: sabiendo que cuanto más nos movamos más energía gastamos, lo lógico sería imaginar que durante el sueño, cuando descansamos y apenas nos movemos, no fomentamos la pérdida de peso. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que no es así, y por varias razones.

Nuevo llamado a la acción


La primera es que el descanso es fundamental para que nuestro organismo funcione a la perfección. Es más: no descansar lo suficiente provoca que el cuerpo no interprete bien las señales de apetito. Según un estudio de la Universidad de Colorado, el tiempo que permanecemos despiertos restando minutos al sueño recomendado, que es de entre 7 y 9 horas, provoca que el organismo reclame al cerebro más consumo de calorías.

Además, aún en estado de reposo, el metabolismo necesita energía para mantener las funciones básicas. Se lo conoce como metabolismo basal, y son las calorías que necesitas según tu peso, sexo, edad y constitución física para mantener las funciones vitales cuando tu cuerpo está en reposo – por cada kilo de peso, se necesitan aproximadamente 1 kilocalorías para mantener el metabolismo durante una hora-.

Y eso sin contar con que durante el sueño liberamos la llamada hormona del crecimiento, imprescindible para la creación de nuevos tejidos. Aunque esa liberación se da especialmente en los niños, en los adultos también se genera una pequeña cantidad de hormona del crecimiento. Sobre todo si realizas ejercicio con frecuencia, ya que así se regeneran las células musculares utilizadas. Esa hormona también ayuda a adelgazar.

 

Hábitos de sueño ordenado

Otra razón de peso para no saltarse el descanso nocturno es que si llevas una vida ordenada, con unos horarios de descanso que repites a diario, el organismo funciona mejor, realizando sus funciones como un reloj. Incluso es mejor dormir siempre antes de una hora concreta, las 12.45 a.m.  según un estudio de la Northwestern University. La investigación determinó que se generan hábitos alimenticios poco saludables al descansar menos. Los participantes que no dormían hasta pasada esa hora consumieron mayor cantidad de carbohidratos y menos vegetales durante el día siguiente, hasta el punto de que, según el estudio, se pueden ganar hasta 900 gramos por mes si no nos acostamos antes y no practicamos ninguna actividad física.

 

Si quieres saber más sobre estrategias saludables para deshacerte de algunos kilos, descarga nuestro ebook ‘¿Estoy preparada para hacer dieta? Trucos para tener éxito’:

Nuevo llamado a la acción

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *